Lo de hoy Vivir bien

Aprendiendo un nuevo idioma después de los 60

Una de las mejores formas de expandir la mente y disfrutar esos nuevos descubrimientos, es aprendiendo un segundo idioma. Muchos creen que este aprendizaje es sólo para niños, y aunque es cierto que ellos pueden adquirir este conocimiento con mayor rapidez, también es verdad que las personas mayores pueden recibir grandes beneficios de esta formación, y es lamentable perdérselos. Estos son algunos de ellos:

fuente http://www.thevalues.club

Uno de los mayores – y más dañinos – mitos sobre la edad es que después de los 60 años la vida está cada vez más restringida y acotada, y los mayores ya no se interesan en aprender nada nuevo. Esto sólo provoca que quienes así lo creen no hagan nada por mejorar su vida, ampliar sus horizontes y ser más felices.

En realidad, una persona de esa edad por lo general cuenta con más tiempo libre y una situación económica algo más estable que en las décadas anteriores de su vida, y es el momento ideal para volverse un poco aventureros, y alcanzar toda clase de metas que se hacían más difíciles antes, como tomar clases, crear, leer, viajar y, en general, vivir muchos tipos de experiencias. ¿Por qué no aprovechar tan buena oportunidad?

Una de las mejores formas de expandir la mente y disfrutar esos nuevos descubrimientos, es aprendiendo un segundo idioma. Muchos creen que este aprendizaje es sólo para niños, y aunque es cierto que ellos pueden adquirir este conocimiento con mayor rapidez, también es verdad que las personas mayores pueden recibir grandes beneficios de esta formación, y es lamentable perdérselos. Estos son algunos de ellos:

1. Conservar la vigencia y el estímulo

Además de hacer juegos mentales para ejercitar el cerebro, aprender un nuevo idioma es una excelente forma de mantenerlo en funcionamiento y desafiado, reduciendo así el riesgo de enfermedades, y ayudándole a recordar que es posible alcanzar lo que se proponga. Ese es el resultado que nos aportan los retos cumplidos. Y esto no es sólo bueno para la salud mental, sino también para la emocional.

Aprender un idioma puede ser una actividad rejuvenecedora y energizante. Especialmente si usted ha alcanzado un punto en su vida en que se siente estancado/a o poco aprovechado/a en el trabajo, o si tiene bastante tiempo libre en sus manos. Comprometerse a un estudio frecuente se convierte así en un nuevo proyecto de vida, satisfactorio y disfrutable.

2. Mantener la mente en forma

Ser bilingüe mejora la congnición, que es el proceso de aprendizaje y comprensión del mundo que nos rodea, considerándolo, experimentándolo y sintiéndolo. Esta habilidad decrece con los años, pero el aprendizaje de un nuevo idioma puede ralentizar ese proceso. Según un estudio de la Universidad del Estado de Pensilvania, aprender un segundo idioma puede cambiar al cerebro estructural y funcionalmente para que sea más flexible y eficiente. Esto significa que podrá pensar más rápido, procesar más información y tareas sin saturarse o confundirse, y tomar mejores decisiones.

Además, la adquisición requiere la comprensión de la fonología, el vocabulario y la gramática. Si continúa practicando hablar y escribir en el nuevo idioma, fortalecerá el “músculo” de la memoria, permitiéndole conservar y recuperar información. Esta práctica lleva a mejorar su capacidad de recordar listas, secuencias, sucesos e instrucciones con más facilidad que antes.

3. Prevenir demencia y Alzheimer

Según estudios de la Academia Americana de Neurología y la Universidad de York, los síntomas de la demencia aparecen para adultos que hablan un sólo idioma alrededor de los 71,4 años, contra los 75,5 años de los que hablan dos. Estos significa que las personas bilingüés, en promedio, resisten los efectos iniciales de la demencia y el Alzheimer por 4 años más que los otros.

La razón detrás del aumento de la capacidad de cambiar entre dos idiomas es que esta práctica activa ciertas partes del cerebro involucradas que llamamos “funcionamiento ejecutivo”, o la habilidad que se requiere para hacer cosas y completar tareas. Cuanto más usada sea esta parte del cerebro, mayores posibilidades de disminuir el declinio cognitivo relacionado con la edad. En definitiva, aprender un segundo idioma desacelera el envejecimiento mental.

4. Aumentar el aprecio cultural

El aprendizaje de un segundo idioma aporta una renovada valoración de la literatura, filmografía e incluso noticias de otros países. Mirar películas en ese idioma, incluso si está subtitulada, es mucho más divertido e interesante cuando se tiene cierto grado de conocimiento del idioma.

Esto también le permitirá leer artículos, sitios e incluso libros más adelante a los que antes no accedía si no estaban traducidos a su idioma materno. Y esto le aportará no sólo la información que ofrece el material en concreto, sino que vendrá imbuido de la mentalidad local de quienes lo escriben, que es muy probable que sea diferente a la suya propia en varios sentidos, ayudándole a abrir su mente y aprender así también de la cultura de su interés.

Otro beneficio subestimado de los idiomas extranjeros es la comida. Si usted ama las creaciones culinarias de otros países, considere aprender el idioma. Tendrá nuevo vocabulario para apreciar su historia y tradiciones, podrá aprender de sus recetas verdaderamente locales, y así logrará sumergirse más en la forma de vida de aquellos pueblos.

4. Sacar más de los viajes

Uno de los beneficios evidentes de aprender un nuevo idioma es que aporta un mayor nivel de confianza y habilidad para viajar a otros países. Si usted quisiera ir a Italia o Francia, por ejemplo, aprender el idioma expandirá sus horizontes y le ayudará a sacar más de la visita y disfrutarla.

Con un conocimiento siquiera básico ya podrá comunicar algunas necesidades por su propia cuenta. Si ya sabe más, podrá incluso interactuar con los locales, moverse con mayor libertad y hasta hacer amigos, ya sea en viajes o desde su propia casa, a través de la red.

5. Enriquecer su vida social

Ya que hablamos de esto último recuerde que si decide tomar clases en un lugar público, tendrá también la oportunidad de conocer nuevas personas con intereses en común. Socializar e interactuar es fundamental para mantener la mente despierta y tener un mejor nivel de vida. La Sociedad Gerontológica de América ha publicado estudios que demuestran que la sociabilidad mejora el bienestar y la satisfacción en los adultos mayores.

0 comments on “Aprendiendo un nuevo idioma después de los 60

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: