Lo de hoy Vivir bien

Los beneficios mentales de hacer arte

El arte siempre ha sido una pasión humana empezando en cuevas hace miles de años, no solo es divertido pero te hace bien.

fuente http://www.thevalues.club/bienestar/los-beneficios-mentales-de-hacer-arte

Hay varios mitos respecto al arte que impiden que más personas se beneficien de practicarlo. Entre ellos hay dos que impiden en particular que la gente se decida a empezar con alguna de sus múltiples ramas: 1) La idea de que sólo se nace con el talento y 2) La creencia de que los beneficios terapéuticos sólo se obtienen si se hace con un terapeuta.

En realidad, todos nacemos con un deseo innato de expresarnos, y el arte ofrece una amplia gama de alternativas para que podamos escoger la que más nos atrae. Estas son algunas de las formas en que la expresión creativa beneficia nuestra salud mental, haciéndonos más sanos y efectivos.

1. Alivio del estrés

Actividades como pintar, esculpir, dibujar y fotografiar son hobbies relajantes y gratificantes que disminuyen los niveles de estrés y dejan una sensación de calma y mayor claridad mental, según expone un estudio del 2007 publicado en el Periódico de la Asociación de Terapia Artística Americana.

Crear arte ayuda a distraerse de los problemas, dando un descanso a la mente de sus pensamientos habituales. La persona promedio tiene alrededor de 60.000 pensamientos al día, de los cuales el 95% gira en torno a los mismos tópicos, y el 80% suelen ser negativos, como explica la Clínica de Cleveland en su artículo “No crea en todo lo que piensa”.

Cuando usted queda totalmente sumergido en el esfuerzo creativo, puede descubrir que ha entrado en un estado mental fluído, que no es otro que aquel al que se adjudican tantos beneficios y se logra en la meditación. Se trata de una concentración que deja aparte las preocupaciones. Como dijo Leonardo da Vinci: “Pintar involucra las diez funciones del ojo: oscuridad, luz, cuerpo y color, forma y ubicación, distancia y cercanía, movimiento y descanso”.

Crear arte entrena nuestra concentración sobre los detalles, y nos hace prestar más atención al entorno. De esta forma, actúa como la meditación pero de una forma más activa, que nos permite alcanzar otros beneficios también.

Una de las tendencias artísticas que se han popularizado en los últimos años son los libros para colorear para adultos. Esta idea primero se extendió en Francia, país número uno en consumo per capita de antidepresivos, tranquilizantes y píldoras para dormir, tal como exponía The Telegraph en una nota de diciembre del 2012. Algo tan sencillo como llenar espacios con color ha tenido múltiples beneficios en personas que sufrían serios trastornos post-traumáticos, como veteranos de guerra, como explica The Seattle Globalist en su artículo del 3 de julio de 2015. Obviamente, si usted tiene problemas menos graves que esos puede sin duda sentirse mejor haciendo arte.

2. Estímulo del pensamiento creativo

El doctor Lawrence Katz es reconocido internacionalmente como pionero en la investigación de la regeneración neuronal. Él descubrió que la declinación mental se debe mayormente a la falta de comunicación entre las células cerebrales, y no por la muerte de las células mismas. También acuñó la palabra “neuróbicos” (o gimnasia cerebral) para describir ejercicios mentales que usan los sentidos de formas novedosas, y hacer arte entra en esta definición.

El arte mejora la habilidad de resolver problemas, mientras alienta el pensamiento creativo y permite que encontremos nuevas soluciones. Pensar fuera de los parámetros habituales estimula al cerebro a generar nuevas células.

Como ya explicamos en un artículo anterior, el pensamiento creativo no se produce sólo en el lado derecho del cerebro. En realidad involucra ambos hemisferios, haciéndolos comunicarse entre sí. Las funciones complejas de las actividades humanas, como aprender idiomas o tocar música, y otras formas de arte, requieren el funcionamiento integral de todo el cerebro.

3. Mejor autoestima y sentido de logro

Hacer arte aumenta el neurotransmisor dopamina, responsable de sentirnos bien. También se le llama la “molécula de la motivación”. Nos ayuda a concentrarnos y desempeñar mejor nuestras tareas. Nos enseña a planificar de antemano y resistir a las tentaciones de abandonar antes de alcanzar la meta.

La dopamina estimula la creación de nuevas neuronas, y prepara al cerebro para el aprendizaje. Y para ello no es necesario ser un genio artístico. Incluso las manualidades como tejer, coser, hacer carpintería, tomar bonitas fotos, hacer garabatear o cuidar el jardín, entre tantas otras, aumentan la dopamina, alejando así el fantasma de la depresión. Además, de esta forma se ralentiza el proceso de envejecimiento cerebral.

4. Aumento de conectividad y plasticidad cerebral

Cada vez que usted se dedica a una actividad nueva o compleja, su cerebro crea nuevas conexiones entre sus células. La habilidad de desarrollar esas conexiones y cambiar a lo largo de la vida es lo que se llama plasticidad cerebral, o neuroplasticidad. Crear arte estimula la comunicación entre varias partes del cerebro. De este modo, se ha probado que hacer una actividad artística aumenta la resiliencia psicológica (o capacidad de recuperarse), y la resistencia al estrés, según un estudio publicado por el Períodico PLOS One de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos de Norteamérica en 2014.

5. Mayor capacidad de estudio

Los padres y educadores han sospechado por mucho tiempo que la música y las lecciones de arte hacen mejores estudiantes. Ahora, con las neuroimágenes, la ciencia ha podido respaldarlo. Los chicos que reciben entrenamiento musical son mejores en matemáticas, lenguaje y lectura que los que no lo tienen. El estudio temprano de música mejora la plasticidad cerebral y aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, y sus beneficios pueden durar toda la vida.

Los programas de artes visuales obtienen resultados similares. Aumentan la plasticidad cerebral, la inteligencia y la atención. Mejoran el comportamiento general y reducen la impulsividad, como pudo probar Ellen Winner, profesora de psicología en la Universidad de Boston junto a colegas neurólogos en 2009.

6. Mayor empatía y afecto

Un estudio sobre 10.000 estudiantes descubrió que una simple visita de una hora a un museo cambiaba la forma en que sentían y pensaban. Los alumnos que visitaron el museo mostraron un mayor pensamiento crítico y exhibieron más empatía hacia cómo vivía la gente en el pasado, según la publicación en el 2014 de Education Next de la Escuela Harvard Kennedy.

De hecho, el profesor Semir Zeki, neurobiólogo de la Universidad de Londres, descubrió que el simple acto de mirar arte aporta un placer similar al del enamoramiento.

Escaneos cerebrales han revelado que mirar obras de arte desencadena una oleada de dopamina en la misma zona del cerebro que registra el amor romántico. Y, atualmente ni siquiera es necesario ir a un museo para obtener estos beneficios, ya que Internet nos facilita el acceso a todo tipo de obras artísticas para contemplar y disfrutar.

7. Mejor calidad de vida para pacientes con demencia senil

El arte mejora las habilidades cognitivas y la memoria, incluso en personas que ya sufren serios desórdenes cerebrales. La demencia se suele relacionar con problemas de memoria, pero los pacientes también sufren síntomas como agitación, agresividad, ansiedad, depresión e insomnio. Los tratamientos con drogas para esta enfermedad generalmente no son muy exitosos.

Los pacientes con demencia que miran arte sienten placer al hacerlo. Mejora su comportamiento social y su autoestima, y reduce los síntomas psiquiátricos. El doctor Arnold Bresky, que utiliza la terapia artística con sus pacientes, ha visto un 70% de mejoría de la memoria en aquellos a los que ha tratado de esta forma. También les hace dibujar y pintar, para que aumente la conectividad entre ambos hemisferios cerebrales.

Conclusión

En definitiva, hoy mismo y desde su casa usted puede aprovechar estos beneficios empezando a desarrollar alguna área artística de su interés. Como dijimos, incluso las manualidades sirven a estos efectos. No es necesario convertirse en artistas a tiempo completo. Un par de horas a la semana será suficiente para empezar, y luego si le gusta lo que hace, sin presiones ni obligación alguna usted mismo/a querrá aumentar su dedicación al tema.

A todo lo dicho hay que agregar la satisfacción que nos aporta el ver resultados de nuestros esfuerzos. Eso mejora nuestra auto-valoración, y la confianza para emprender proyectos y terminarlos. Además, nos ayuda a abrir nuestra mente a nuevos terrenos, hasta ahora no explorados, y eso nos hace personas más integrales e interesantes.

0 comments on “Los beneficios mentales de hacer arte

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: